Los Húsares negros

Charles Péguy bautizó en 1913 a los maestros como “húsares negros”, escribiendo de sus recuerdos de la escuela primaria anexa a la Escuela Normal de Niños de Orleans, a la que asistió de 1879 a 1885, donde iban a enseñar los futuros profesores con uniforme negro. Para él, estos jóvenes maestros en formación “parecían un regimiento inagotable. Eran como un depósito inmenso, gubernamental, de juventud y de ciudadanía”.

Eran realmente los niños de laRepública, estos infantes de la República, estos húsares negros de severidad … ” [Charles Péguy]

Hay muy pocos países donde la figura del profesor de historia sea más simbólica y poderosa que en Francia. Desde que la Tercera República tomó firmemente la educación de manos de la iglesia a principios de la década de 1880 y la convirtió en gratuita, obligatoria y secular, su pacífica infantería de maestros ha sido la base de la república francesa. Su tarea era clara: difundir los valores de la Ilustración en los lugares más remotos de Francia; en otras palabras, abrir las mentes jóvenes al mundo que los rodeaba en toda su complejidad. De esta manera, el Estado capacitó a esos jóvenes no solo para educar a los niños sino también para erradicar la superstición del aula. Las escuelas públicas se convirtieron en los lugares donde los franceses entraban como niños y salían como ciudadanos. La iglesia todavía era libre de enseñar a los niños en sus escuelas, pero el Estado los supervisaba de cerca y tenían que seguir escrupulosamente el plan de estudios nacional.

Estos “Húsares Negros de la República” lucían decididamente solemnes en las fotografías. Después de todo, dondequiera que estuvieran destinados, tenían que ganar terreno frente al sacerdote local que seguía ejerciendo una poderosa influencia. Totalmente dedicados a su misión civilizadora, esos Húsares Negros y sus herederos lograron emancipar las mentes. Lo hicieron con un mayor sentido del deber y el sacrificio. Gracias a ellos, la religión finalmente fue relegada al ámbito espiritual. Habían destruido con éxito las aspiraciones de la iglesia de influir en la vida política de Francia.

This entry was posted in Reflexiones. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.